Páginas

martes, 24 de julio de 2012

Más poesía




 Romance del enamorado y la Muerte

Un sueño soñaba anoche,
                                                                  soñito del alma mía.
 Soñaba con mis amores,
                                                                 que en mis brazos los tenía.
Vi entrar señora tan blanca,
                                                               muy más que la nieve fría.
−¿Por dónde has entrado, amor?
                                                           ¿Cómo has entrado, mi vida?
Las puertas están cerradas,
                                                                   ventanas y celosías.
−No soy el amor, amante.
                                                            Soy la Muerte, Dios me envía.
−¡Ay, Muerte tan rigurosa,
                                                                    déjame vivir un día!
−Un día no puede ser,
                                                                una hora tienes de vida.
                                                                Muy deprisa se calzaba,
                                                                  más deprisa se vestía;
ya se va para la calle
                                                                en donde su amor vivía.
                                                               −¡Ábreme la puerta, Blanca,
                                                                  ábreme la puerta, niña!
−¿Cómo te podré yo abrir
                                                               si la ocasión no es venida?
 Mi padre no fue al palacio,
                                                             mi madre no está dormida.
−Si no me abres esta noche,
                                                              ya no me abrirás, querida.
La Muerte me está buscando,
                                                                    junto a ti vida sería.
−Vete bajo la ventana
                                                                 donde labraba y cosía,
te echaré cordón de seda
                                                                 para que subas arriba,
y si el cordón no alcanzare,
                                                                  mis trenzas añadiría.
                                                                La fina seda se rompe;
                                                                 la Muerte que allí venía:
−Vamos, el enamorado,
                                                               que la hora ya es cumplida.

ANÓNIMO



 
                                                              Romance de la luna luna

La luna vino a la fragua
con su polisón de nardos. 
El niño la mira mira.
 El niño la está mirando.

 En el aire conmovido
 mueve la luna sus brazos
 y enseña, lúbrica y pura,
 sus senos de duro estaño.

Huye luna, luna, luna.
 Si vinieran los gitanos,
 harían con tu corazón
 collares y anillos blancos.

 Niño déjame que baile.
 Cuando vengan los gitanos,
 te encontrarán sobre el yunque
 con los ojillos cerrados.

 Huye luna, luna, luna,
 que ya siento sus caballos.
 Niño déjame, no pises,
 mi blancor almidonado.

El jinete se acercaba
 tocando el tambor del llano.
 Dentro de la fragua el niño,
 tiene los ojos cerrados.

 Por el olivar venían,
 bronce y sueño, los gitanos.
 Las cabezas levantadas
 y los ojos entornados.

 ¡Cómo canta la zumaya
, ay como canta en el árbol!
 Por el cielo va la luna
 con el niño de la mano.

Dentro de la fragua lloran,
 dando gritos, los gitanos.
 El aire la vela, vela. 
el aire la está velando.

Federico García Lorca



Romance de la luna tucumana
Bajo el puñal del invierno
 murió en los campos la tarde.
 Con su tambor de desvelos 
salió la luna a rezarle. 

Rezos en la noche blanca 
tañen las arpas del aire, 
mientras le nacen violines
 a los álamos del valle.
Zamba de la luna llena
 baila la noche en las calles
 con su pañuelo de esquinas
 y su ademán de saudades.
Se emponchan de grises nieblas
 los verdes cañaverales 
y caminan los caminos 
con su escolta de azahares.
La noche llena de arpegios, 
la copa de los nogales; 
el tamboril de la luna 
cuelga su copla en el aire.

Zamba de la luna llena 
baila la noche en las calles
con su pañuelo de esquinas
 y su ademán de saudades
Mi corazón bate palmas
 con las manos de mi sangre
 mientras cansada, la luna, 
se duerme sobre los valles...


Letra: Atahualpa Yupanqui
Música: Pedro Aznar



Ilustraciones que realicé en acuarela, hace poco, para Ediciones Santillana.