Páginas

miércoles, 11 de diciembre de 2013

Romance de las tres cautivas


En el campo moro,
entre las olivas,
allí cautivaron
tres niñas perdidas;
el pícaro moro
que las cautivó
a la reina mora
se las entregó.
–Toma, reina mora,
estas tres cautivas,
para que te valgan,
para que te sirvan.
–¿Cómo se llamaban?
¿Cómo les decían?
–La mayor Constanza,
la menor Lucía,
y la más chiquitita
le llaman María.
Constanza amasaba,
Lucía cernía,
y la más chiquitita
agua les traía.
Un día en la fuente,
en la fuente fría,con un pobre viejo
se halló la más niña.
–¿Dónde vas, buen viejo,
camina, camina?
–Así voy buscando
a mis tres hijitas.
–¿Cómo se llamaban?
¿Cómo les decían?
–La mayor Constanza,
la menor Lucía,
y la más pequeña
se llama María.
–¡Usted es mi padre!
–¡Tú eres mi hija!
–Yo voy a contarlo, a mis hermanitas.
–¿No sabes Constanza,
no sabes Lucía,
que he encontrado a padre
en la fuente fría?
Constanza lloraba,
lloraba Lucía,
y la más pequeña
de gozo reía.
Anónimo.

(Ilustración para Ediciones Santillana)